Oh, no, me he roto una uña

Oh, no, me he roto una uña

Todos hemos sufrido ese momento incómodo en el que se nos rompe una uña en el peor momento posible, justo antes de salir de casa o cuando queremos presumir de unas uñas bonitas en una ocasión especial. Y es que no hay sensación más molesta que ésta más si cabe para aquellas personas volcadas y preocupadas porque sus uñas estén siempre sanas y bonitas.

En este artículo hemos querido repasar algunas soluciones sencillas y rápidas para arreglar una uña rota, ya que en Scholl somos conscientes de que no tratar las uñas como se merecen es sinónimo de dolor y frustración. ¡No te lo pierdas!

Pégala

Si te has hecho la manicura para salir a cenar un sábado y de repente tus uñas se rompen no entres en pánico. Hay solución para todo, así que para remediar el problema de forma temporal intenta pegar la uña con un poco de cinta adhesiva, transparente y fina. Por ejemplo, una solución muy recurrente puede ser la de usar cinta adhesiva para envolver regalos. Para ello, usa unas tijeras pequeñas, corta la cantidad que necesites y pégala cuidadosamente sobre la uña rota.

Córtala

Pero si es demasiado difícil arreglar la uña rota entonces quizás lo más conveniente sea cortarla y arreglarla después. Por tanto, usa un cortaúñas o unas tijeras para cortar los bordes más puntiguados y así evitar posibles desgarros.

 

Artículos más populares

$1 Días
$2 Horas de trabajo
$3 Minutos
$4 Segundo
{"en":"New","fr": "Nouveau"}