Cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl

Cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl

Las verrugas en los pies y manos pueden parecernos un problema únicamente estético, pero lo cierto es que resulta conveniente tratarlas, aunque no revistan gravedad. Las verrugas que aparecen tanto en las manos como en los pies pueden extenderse a otras partes del cuerpo, además de contagiarse a otras personas, ya que se transmiten con relativa facilidad a través del tacto o al compartir objetos como pueden ser las toallas.

En el caso de las que se presentan en los pies, también pueden contagiarse al caminar sin ningún calzado por ambientes húmedos y cálidos, como los vestuarios de las piscinas y pueden llegar a resultar dolorosas.

Por todo ello es recomendable eliminarlas con un producto farmacéutico, como Scholl Stop Verrugas, una opción rápida y muy eficaz. A continuación, te explicamos cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl y en qué casos está indicado escogerlo.

¿Para qué sirve Scholl Stop Verrugas?

Scholl Stop Verrugas es el tratamiento de elección tanto para las verrugas plantares como para las comunes. En este punto es importante distinguir entre ambos tipos de verrugas para identificar cuál nos afecta.

Las verrugas comunes destacan por su característico aspecto de coliflor, además, son del color de la piel y presentan un tacto áspero y duro. Es habitual que se localicen en los dedos, en el dorso de las manos y en las rodillas.

verruga en las manos foto

Las verrugas comunes suelen tener aspecto de coliflor

Por su parte, las verrugas plantares son de forma aplanada y de contorno duro, es común que presenten puntos negros en su centro. Aparecen, como su nombre indica, en la planta del pie, pero también bajo los dedos de los pies o en el talón.

verruga en el pie foto

Las verrugas en la planta del pie comúnmente cuentan con pequeños puntos negros en su interior

Cabe señalar que Scholl Stop Verrugas es un tratamiento clínicamente probado, eficaz y muy fácil de usar. Actúa con rapidez, congelando la verruga y su efecto comienza a actuar en tan solo 40 segundos. Tras su uso para tratar verrugas en los pies o en las manos se forma una ampolla, después, la verruga se caerá en un plazo de entre 10 y 14 días, momento en el que será sustituida por piel nueva y sana.

Sin embargo, es importante no aplicar este producto más de cuatro veces sobre la misma verruga.

Tratar verrugas en las manos o en los pies con Scholl Stop Verrugas ofrece efectividad en tan solo un tratamiento gracias a su acción focalizada y precisa. Además, es apto para adultos y niños a partir de los cuatro años de edad.

¿En qué casos puedo usar este tratamiento?

El tratamiento para verrugas de Scholl es adecuado en casos en los que quieras eliminar verrugas localizadas, es decir, que se presenten de forma puntual.

En cambio, si las verrugas que tienes son muy numerosas, se han extendido por la zona o incluso llegan a otras áreas del cuerpo, habría que visitar al podólogo o a un dermatólogo, especialmente si es la primera vez que te ocurre y no sabes cómo tratar las verrugas de los pies o las manos.

 cuando usar Scholl Stop verrugas

Cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl

Usar Scholl Stop Verrugas es muy sencillo. Comienza por escoger el tamaño de aplicador más adecuado a las dimensiones de la verruga que deseas eliminar, después hay que fijarlo a la tapa de plástico con firmeza. Pon entonces el envase sobre una superficie sólida, pero mantenlo siempre alejado de la cara, otras partes del cuerpo o la ropa.

Coloca la tapa de forma que el aplicador se encuentre en el interior de la protección plástica transparente lateral. Antes de iniciar el tratamiento, asegúrate de estar en un cuarto bien ventilado y lejos de cualquier fuente de ignición o de calor. Después, solo deberás hacer lo siguiente:

  1. Con el envase en vertical, presiona la tapa hacia abajo durante cinco segundos, sin tocar el protector de plástico.

  2. Luego retira la tapa del envase, con cuidado de no soltar el aplicador.

  3. Espera 15 segundos, con este apuntando hacia abajo para que el líquido se acumule en su punta y alcance la temperatura de congelación necesaria. Tratar las verrugas en las manos puede ser más fácil que en los pies, pero, en ambos casos, es muy importante que posicionemos la verruga bien hacia arriba.

  4. Ahora tan solo tienes que colocar la punta del aplicador en el centro de la verruga durante 40 segundos exactos. No lo dejes por más tiempo ni des toques con él.

  5. Para finalizar, tira el aplicador.

Como ves, es muy rápido y sencillo aprender cómo tratar las verrugas en los pies o en las manos.

comprar tratamiento para verrugas de Scholl

Cumple con la normativa de producto sanitario 

Cómpralo ahora

Precauciones antes de utilizar Scholl Stop Verrugas

Una vez explicado cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl, debes saber que no debes utilizarlo en los siguientes casos:

  • Niños menores de 4 años: si el niño es más pequeño y presenta verrugas, consulta con su pediatra para que te indique el tratamiento indicado.

  • Embarazo o lactancia: Scholl Stop Verrugas tampoco es adecuado durante el embarazo ni en el período de lactancia. Al igual que en los niños de menor edad, si dudas sobre cómo tratar las verrugas en los pies o en las manos, pregúntale a tu médico.

  • Uso de la aplicación: en cuanto a la aplicación, tiene que hacerse siempre desde el envase proporcionado por el fabricante. Si tras la aplicación se produce irritación, hay que suspender el tratamiento.

  • Diabetes o problemas de circulación: por último, las personas que padecen diabetes o problemas de circulación no deben eliminar verrugas en el pie con este producto, pues pueden surgir complicaciones. Antes de utilizarlo, tienen que consultar con su médico o podólogo.

Si te queda alguna duda sobre cómo usar el tratamiento para verrugas de Scholl, consulta con tu profesional sanitario de referencia.

Artículos más populares

$1 Días
$2 Horas de trabajo
$3 Minutos
$4 Segundo
{"en":"New","fr": "Nouveau"}