Cómo usar los parches para callos

Cómo usar los parches para callos

Si tienes una capa gruesa de piel en alguna zona del pie seguramente sea porque te han aparecido callos. Los callos, también conocidos como ojos de gallo o durezas en los pies, son unas protuberancias que aparecen por el engrosamiento de las capas externas de la piel, debido a un calzado que hace demasiada presión en el pie o que no se ajusta bien y produce roce. Sea cual sea la causa, esta afección en los pies puede producir algunas molestias como dolor y resequedad en la zona afectada, por lo que es importante utilizar algunos productos como los parches para callos que te ayudan a reducir estos síntomas inmediatamente. Pero, ¿sabes cómo usar los parches para callos correctamente?

Los parches para el ojo de gallo en el pie son un producto que te puede ayudar a reducir de manera efectiva las molestias provocadas por esta afección. Por ello, si quieres saber detalladamente para qué sirve este tratamiento y la forma correcta de utilizarlos, entonces te recomendamos que sigas leyendo estas líneas.

¿Por qué tengo callos?

Los callos, también conocidos como ojos de gallo, son un problema epidérmico bastante común entre la población. De hecho, más de un 35% de los españoles tiene callosidades en los pies[1]. Sin embargo, ¿sabes por qué aparecen este tipo de durezas?

La causa principal de esta afección es la constante fricción que sufre la piel de esta zona. Esta continua presión activa un mecanismo de defensa de la epidermis, el cual va provocando un engrosamiento de la piel de los pies (sobre todo en zonas como los talones y la región metatarsiana), para ofrecer mayor protección a la zona, y esto produce acumulación de células muertas y descamaciones en las capas externas de la piel.

Aunque esta es la razón principal por la que aparecen los callos en los pies, también existen otros factores que aumentan la probabilidad de tener estos bultos endurecidos en la piel como, por ejemplo:

  • Tener otras afecciones en el pie: algunos problemas como los juanetes o dedo martillo en el pie, entre otras patologías, pueden aumentar el riesgo de padecer callos en los pies.

  • Uso de calzado poco adecuado: un zapato demasiado estrecho o ajustado puede aumentar la presión o la fricción en los pies, lo cual ya hemos visto que es la causa principal de los callos.

  • Apoyo incorrecto de los pies: este gesto puede provocar que ejerzamos más presión en unas regiones del pie que en otras.

  • Tener la piel seca en los pies: la falta de humedad puede favorecer un mayor engrosamiento de la piel, ya que se estará acumulando más cantidad de células muertas.

¿Para qué sirven los parches para callos?

Aunque los callos no son una condición grave, sí puede ser molesta, ya que este problema puede provocar síntomas como dolor leve, resequedad en la piel y la aparición de protuberancias o áreas de piel engrosadas y endurecidas que, incluso, dificulten acomodarse el calzado. Por ello, es importante que utilicemos algunos productos específicos para reducir algunas de estas molestias como es el caso de los parches para callos.

Los parches para ojos de gallo son un producto que podemos encontrar en cualquier farmacia y que resulta especialmente útil cuando estas protuberancias son dolorosas, porque su doble capa de molespuma alivia las molestias de forma inmediata y reduce la presión en los pies.

Cómo usar los parches para callos de Scholl

Como hemos indicado anteriormente, los parches son un producto adecuado para reducir las molestias provocadas por este problema epidérmico pero no un tratamiento como tal, por lo que si quieres eliminar definitivamente estas callosidades tendrás que iniciar un tratamiento específico que te permita suavizar de nuevo la zona afectada.

Los parches para callos Scholl de Molespuma proporcionan un alivio inmediato del malestar ocasionado por los callos dolorosos sobre y entre los dedos. Utilizarlos es muy fácil, solo debes seguir estas instrucciones:

  1. Limpia y seca bien tus pies antes de usar los parches para callos.

  2. Extrae el papel adhesivo el dorso de la almohadilla.

  3. Coloca en posición centrada sobre el callo o el punto doloroso, con la cara adhesiva en contacto con tu piel.

  4. Presiona el parche en la zona para garantizar que el mismo se fije y evitar así las molestias en la zona sensible.

Recuerda que este producto es solo para uso externo y con el fin de aliviar el dolor y molestia causada por los callos. Si quieres eliminarlos, te recomendamos consultar nuestro artículo Cómo quitar los callos.

parches para callos Dr Scholl

Cumple con la normativa de productos sanitarios.

Cómpralo ahora

Consejos para prevenir los callos

Si aún no has desarrollado callos en tus pies, todavía estás a tiempo de prevenir este problema dérmico en los pies con los consejos que te daremos a continuación:

  • Usa un calzado adecuado para tus pies: escoger unos zapatos que tengan suficiente espacio y no provoquen presión en tus pies te ayudará a evitar este problema.

  • No utilices siempre los mismos zapatos: si usas todos los días el mismo calzado la fricción se producirá siempre en la misma región de tus pies.

  • Hidrata diariamente tus pies: aplica productos humectantes específicos para esta zona para evitar la aparición de descamaciones y engrosamientos.

  • No uses zapatos con tacón alto: es recomendable que evites este tipo de calzado para que el pie no ejerza más presión en unas zonas que en otras.

 

[1] Footcare Issues, Incidence & Treatment Rates. Harris Interactive. Global Report, March 2018

Artículos más populares

$1 Días
$2 Horas de trabajo
$3 Minutos
$4 Segundo
{"en":"New","fr": "Nouveau"}