Mitos sobre el cuidado de los pies

Mitos sobre el cuidado de los pies

Todos sabemos que para tener unos pies bonitos y sanos son necesarios unos cuidados diarios. Pero, ¿realmente conocemos los mejores trucos y consejos para seguir esta rutina con el menor esfuerzo posible? En este artículo analizamos algunos mitos sobre el cuidado de los pies y revelamos lo que hay de cierto y de mentira alrededor de las expectativas para lograr unos pies bonitos de manera inmediata.

1. ¿Hay que limar las durezas con los pies húmedos o secos?

La forma de limar las durezas depende de dónde lo hagas. Si prefieres seguir tu rutina de belleza en la ducha, entonces lo más probable es que decidas hacerlo con los pies húmedos. Pero lo más importante es que tengas en cuenta que a no ser que utilices un producto especialmente diseñado para quitar las durezas cuando están húmedas, lo más conveniente es que no te las limes en exceso para así evitar que los pies se queden demasiado sensibles para poder andar. Si por el contrario prefieres quitarte las durezas con los pies secos, entonces te recomendamos usar una lima específica para ello. Para lograr la suavidad que necesitas con el menor esfuerzo en Scholl te recomendamos nuestra Lima Electrónica Velvet Smooth con cristales de diamante, un producto que gracias a su cabezal con partículas micro abrasivas sirve para pulir las durezas con gran facilidad.

2. Limarse los pies semanalmente

Cierto. Es mucho mejor seguir una rutina regular de cuidado de los pies y limarlos a menudo para evitar las durezas, antes que intentar hacerlo todo de golpe. Y sobre todo acuérdate de limarte los pies cuando los tengas limpios y secos, después de una buena ducha o baño. Tan solo tienes que reservar un poco de tu tiempo cada semana para acabar con las durezas y presumir de unos pies bonitos

3. No deberías usar esmalte de uñas siempre

Si te haces la pedicura normalmente también debes saber que dejar de usar el esmalte de uñas durante un tiempo es necesario para restaurar la salud de tus uñas. Porque aunque éstas no necesiten respirar gracias a que se nutren de nuestro flujo sanguíneo, lo cierto es que someterlas todas las semanas al uso excesivo del esmalte no es bueno para ellas. Por ejemplo, si tienes esmalte en las uñas durante más de un mes y decides quitártelo para renovar el tratamiento, seguro que acabarás viendo algunas manchas blancas y ásperas en las uñas. Esto es lo que se conoce como queratina granulada o exceso de hidratación de la uña, una sensación que a su vez provoca que las partes más pequeñas de la uña se acaben descascarillando. Para recuperar tus uñas en estos casos, tan solo tienes que dejar de usar esmalte durante tres semanas e incorporar algún aceite hidratante en tu rutina de belleza semanal.

4. Cortarse mal las uñas provoca la aparición de uñas encarnadas

Sí, es cierto que cortarse mal las uñas puede provocar la aparición de uñas encarnadas. Recuerda que lo más recomendable es cortárselas fijándose y limando los bordes cuidadosamente. Y nunca recurras a las tijeras, porque de esta manera la uña podría crecer de nuevo en dirección de la piel hasta provocar dolor e incomodidad.

5. Limarse las uñas puede debilitarlas

No necesariamente. Básicamente que esto suceda o no depende principalmente de la técnica que emplees. Por esto, acuérdate siempre de cortarte las uñas en una única dirección y de no limarlas o rasurarlas demasiado porque si lo haces existe riesgo de fricción y de que las uñas se vuelvan más débiles. Lo más aconsejable es que te las cortes una vez pasadas unas cuantas semanas.

6. Es malo cortarse las cutículas

Es verdad. Los expertos nunca recomiendan cortarse las cutículas, pues éstas hacen la función de barreras protectoras de las uñas, y sin ellas las uñas pueden llegar a infectarse. Además, cuando crecen después de ser cortadas suelen hacerlo de una forma más débil y desconchada, lo que irremediablemente suele desembocar en una infección.

7. Hay que hidratarse los pies tanto como la cara

Es un hecho. Si quieres presumir de unas uñas bonitas, suaves y sanas lo primero que tienes que hacer es incorporar su hidratación en tu rutina de belleza. Para combatir las durezas usa una crema específica para los pies que contenga ingredientes hidratantes, y por último masajea aquellas zonas más sensibles como los talones o la planta antes de pasar por la ducha o baño. Ya verás cómo siguiendo estos consejos y con la ayuda de Scholl tus pies estarán más cuidados y bonitos.

Artículos más populares

$1 Días
$2 Horas de trabajo
$3 Minutos
$4 Segundo
{"en":"New","fr": "Nouveau"}