Jugando en el campo: Guia de un Deportista con pie de atleta

Jugando en el campo: Guia de un Deportista con pie de atleta

Hacer deporte tiene un efecto positivo en nuestra salud, pero no siempre en nuestros pies. Si practicas algún deporte con regularidad es importante que protejas las plantas de los pies para evitar los problemas relacionados con el deporte - desde el pie de atleta a las verrugas. Para esto asegúrate de que tu calzado no obstaculiza sino que te ayuda en el juego. 

¿Qué ocurre cuando hacemos deporte?

Cuando corremos, nuestro peso corporal se multiplica hasta tres veces y nuestros pies absorben la tensión de este peso extra con cada paso (y eso es un promedio de 1.000 pasos por cada algo más de 1,5 km). Así que si estás corriendo por un campo de fútbol, jugando al tenis durante horas y horas o disfrutando de un partido completo de golf los pies van a necesitar un poco de cuidado extra y regular al final del día.
Muchas personas que practican deportes de campo terminan con  ampollascallos, pie de atleta y/o,  sudor en los pies y por consiguiente con un fuerte olor de pies. Sin embargo, hay maneras de protegerse.

En el vestuario No solo las tensiones físicas típicas del deporte pueden dañar tus pies, ya que el suelo húmedo del vestuario o los zapatos sudados forman un contexto propicio para infecciones, verrugas o pie de atleta. De hecho, el pie de atleta es tan común que se estima que alrededor del 15 a 25 por ciento de la población mundial lo tendrá en algún momento de su vida. Los síntomas incluyen piel seca, un olor desagradable de los pies y pequeñas burbujas o ampollas en tus pies.

Es importante tratar el pie de atleta, ya que puede extenderse si te rascas o te tocas otra parte del cuerpo. Afortunadamente los casos de pie de atleta pueden tratarse en casa con una crema contra los hongos, aunque también existen polvos para prevenirlos. No es siempre posible, pero existen formas de protegerte mejor:

• No lleves zapatillas muy ajustadas, pues hacen que el pie esté más caliente y húmedo facilitando las infecciones por hongos.

• No compartas toallas, zapatos o ropa.

• No andes descalzo en zonas comunes, vestuarios o piscinas.

• Lávate los pies y sécalos bien prestando atención a la zona entre los dedos.

• Lava tus calcetines y toallas con el agua más caliente posible si sospechas que tienes pie de atleta.

Los mejores consejos para los pies deportistas:

• Usa el calzado adecuado para el deporte que estás practicando y la superficie en la que juegas. Además, no debe haber ningún signo de presión en el pie después de un partido. Y recuerda que cuando te compres los zapatos debes asegurarte de que puedes mover un poco los dedos. • Si vas a jugar al fútbol, evita las botas ajustadas para un mejor control del balón, ya que esto puede dañar los pies y desembocar en callos, callosidades y uñas encarnadas. • Recuerda que los zapatos para correr no son el calzado adecuado para deportes de raqueta. Los zapatos especialmente diseñados para esto ofrecen más estabilidad para el movimiento de lado a lado y son más pesados y rígidos de manera que los pies se apoyan mejor. • Lávate los pies todos los días y sécalos bien, especialmente entre los dedos, para ayudar a combatir las infecciones por hongos como el pie de atleta. • Si necesitas plantillas invierte en algunas de buena calidad. Te pueden ayudar a aliviar el dolor y proporcionar mayor amortiguación. • Trata las ampollas, callos y callosidades tan pronto como aparecen. • Asegúrate de que dejas que tu calzado se seque por completo para evitar el persistente olor a pies.

En el vestuario

No solo las tensiones físicas típicas del deporte pueden dañar tus pies, ya que el suelo húmedo del vestuario o los zapatos sudados forman un contexto propicio para infecciones, verrugas o pie de atleta. De hecho, el pie de atleta es tan común que se estima que alrededor del 15 a 25 por ciento de la población mundial lo tendrá en algún momento de su vida. Los síntomas incluyen piel seca, un olor desagradable de los pies y pequeñas burbujas o ampollas en tus pies. Es importante tratar el pie de atleta, ya que puede extenderse si te rascas o te tocas otra parte del cuerpo. Afortunadamente los casos de pie de atleta pueden tratarse en casa con una crema contra los hongos, aunque también existen polvos para prevenirlos.

No es siempre posible, pero existen formas de protegerte mejor:

• No lleves zapatillas muy ajustadas, pues hacen que el pie esté más caliente y húmedo facilitando las infecciones por hongos. • No compartas toallas, zapatos o ropa. • No andes descalzo en zonas comunes, vestuarios o piscinas. • Lávate los pies y sécalos bien prestando atención a la zona entre los dedos. • Lava tus calcetines y toallas con el agua más caliente posible si sospechas que tienes pie de atleta.

Artículos más populares

$1 Días
$2 Horas de trabajo
$3 Minutos
$4 Segundo
{"en":"New","fr": "Nouveau"}